¿Qué es el magma, cuáles son sus tipos, cómo y dónde se forma?

El magma es una mezcla fundida de rocas, minerales, volátiles y gases que se encuentra debajo de la superficie terrestre. Este material incandescente juega un papel fundamental en la dinámica terrestre, incluyendo la formación de rocas ígneas, la actividad volcánica y la creación de nuevas cortezas oceánicas y continentales. La comprensión de cómo se forma el magma es esencial para estudios geológicos y para prever y mitigar los riesgos asociados con la actividad volcánica.

Ilustración que muestra la formación del magma debajo de la superficie terrestre
Ilustración de la formación del magma debajo de la superficie terrestre
logo facebook logo twitter logo whatsapp logo gmail logo reddit logo linkedin logo telegram

Navegación por el artículo:

¿Qué es el magma?

Está compuesto por grandes cantidades de minerales fundidos, la mayor parte de estos son silicatos (silicio, oxígeno) junto con una variedad de otros elementos como hierro, magnesio, calcio, aluminio y potasio. Además, el magma puede contener gases disueltos como vapor de agua, dióxido de carbono, azufre y cloro. El magma se forma en el manto superior o en la corteza terrestre, generalmente en zonas de subducción, dorsales oceánicas o puntos calientes y llega a alcanzar temperaturas entre los 700 y 1300 grados centígrados.

Cuando este se solidifica se originan las rocas ígneas. Si el enfriamiento sucede bajo la superficie se forman rocas denominadas rocas plutónicas o intrusivas, mientras que si sucede rápidamente en la superficie a causa de una erupción se forman las rocas volcánicas, efusivas o extrusivas. El magma se encuentra en la cámara magmática a altas temperaturas, el cual de un momento a otro se abrirá paso por la chimenea volcánica hasta salir por el cráter (erupción volcánica) en forma de lava. Esta última no es más que el magma cuando alcanza la superficie terrestre a causa de una erupción, debido al cambio de presión y a la temperatura ambiental esta empieza a perder gases que estaban presentes en el magma.

Formación del magma

La formación del magma es un proceso geológico intrincado que ocurre mediante varios mecanismos esenciales: descompresión, adición de volátiles y transferencia de calor. Aquí se detallan estos procesos que resultan críticos para entender la dinámica de los volcanes y la actividad tectónica.

Descompresión: Este fenómeno se da cuando las rocas del manto terrestre ascienden hacia la superficie a través de la dinámica de las placas tectónicas. Con la disminución de la presión y sin un cambio significativo en la temperatura, las rocas empiezan a fundirse parcialmente, generando magma. Este mecanismo es frecuente en las dorsales mediooceánicas y en ciertas zonas de subducción, donde la liberación de presión juega un papel crucial.

Adición de Volátiles: La adición de volátiles como agua y dióxido de carbono es fundamental para reducir el punto de fusión de las rocas. En las zonas de subducción, donde una placa oceánica se hunde bajo otra placa, el agua atrapada en los minerales de la placa descendente se libera en el manto superior. Esto disminuye el punto de fusión de las rocas y permite la formación de magma. Este proceso es una fuente esencial de magma en los arcos volcánicos, alimentando los volcanes de la zona.

Transferencia de Calor: El calor de materiales del manto más profundo se transfiere a las rocas de la corteza superior, elevando su temperatura hasta el punto de fusión y formando magma. Aunque este mecanismo es menos común que los anteriores, ocurre en contextos como los puntos calientes, donde el calor del manto asciende hacia la superficie terrestre. Este proceso de transferencia térmica es clave para la formación de magma en ubicaciones específicas.

¿Dónde se encuentra el magma?

El magma se encuentra en las profundidades de la Tierra, principalmente en el manto superior y en la corteza terrestre. Aquí hay algunas ubicaciones clave donde se encuentra:

  • Cámaras Magmáticas: Estas son cavidades subterráneas donde el magma se acumula antes de ser expulsado durante una erupción volcánica. Se encuentran debajo de volcanes activos.
  • Zonas de Subducción: En estos lugares, una placa tectónica se sumerge bajo otra, generando suficiente calor y presión para fundir las rocas y formar magma. Esto da lugar a la actividad volcánica en los arcos volcánicos.
  • Dorsales Oceánicas: Son lugares donde las placas tectónicas se están separando, permitiendo que el magma ascienda desde el manto para formar nueva corteza oceánica.
  • Puntos Calientes: Son áreas donde el magma asciende directamente desde el manto profundo a través de plumas térmicas, formando volcanes aislados como los de Hawái.

Tipos de magma y su composición: Características y diferencias clave

La clasificación del magma depende de su composición química y su viscosidad. Aquí se destacan los principales tipos de magma, cruciales para comprender la dinámica volcánica:

Magma Basáltico: Este tipo de magma, rico en hierro y magnesio, tiene un bajo contenido de sílice, lo que le otorga una baja viscosidad. Es el tipo de magma más común en las dorsales mediooceánicas y los puntos calientes. Su baja viscosidad permite que fluya fácilmente, dando lugar a erupciones volcánicas efusivas y coladas de lava extensas.

Magma Andesítico: Con una composición intermedia de sílice, el magma andesítico presenta una viscosidad moderada. Es típico de las zonas de subducción, donde las placas tectónicas convergen. Su viscosidad más alta que la del basáltico resulta en erupciones volcánicas más explosivas y menos fluidez de la lava.

Magma Riolítico: El magma riolítico es el más rico en sílice, lo que le confiere una alta viscosidad. Su composición permite almacenar grandes cantidades de gases, lo que aumenta el potencial para erupciones volcánicas explosivas. Debido a su alta viscosidad, el magma riolítico no fluye fácilmente y es responsable de la formación de domos de lava y flujos piroclásticos.

Te podría interesar:

Conclusiones

El magma es una mezcla fundida de rocas, minerales y gases que se encuentra en las profundidades de la Tierra. Su formación está influenciada por la descompresión, la adición de volátiles y la transferencia de calor, procesos que afectan la dinámica volcánica y geológica. Dependiendo de su composición y viscosidad, el magma se clasifica en basáltico, andesítico o riolítico, cada uno con características distintas que determinan el tipo de actividad volcánica y el tipo de rocas ígneas que se forman. Comprender cómo y dónde se forma el magma es fundamental para estudiar los procesos geológicos y prever la actividad volcánica.